Tag Archives: David González Lago

  • 0

Novedad: “Corazón inmueble” de David G. Lago

Tags : 

David González Lago (Córdoba, 1981) es profesor de Geografía e Historia en un instituto de Enseñanza Secundaria de la provincia de Córdoba. Es licenciado en Historia del Arte por la UCO y licenciado en Antropología Social y Cultural por la UNED. Actualmente, estudia el grado en Lengua y literatura españolas en la UNED.

Interesado por la creación literaria desde la infancia, en los últimos años se ha volcado en la creación poética, obteniendo algunos reconocimientos. En 2016 vio la luz su primer libro de poemas, 33 reflexiones que Cristo haría en mi lugar. En 2017 publica dos nuevos poemarios: Satán es un canalla despeinado Corazón inmueble.

“¿Qué nos vamos a encontrar en este poemario? La historia de un poeta que conoce a ella y que se vuelve loco. El poeta es abandonado, el poeta sufre, el poeta cree que lo ha superado pero no es así, y al poeta, finalmente, le queda un recuerdo melancólico no solo hacia ella sino hacia el sentimiento amoroso. Nos encontramos ante un poemario al modo clásico en cuanto a su coherencia, escrito bajo una misma inspiración y trabajo, tal como hizo y consiguió en sus 33 reflexiones que Cristo haría en mi lugar. A lo largo de esa historia de poeta conoce a ella pasaremos por momentos eróticos en los que ella se muestra como una mirada (“Tu mirada estratega/ ha burlado su defensa”), como una pupila (“Solo tengo tiempo para pensar/en aquellos detalles baladíes/ que esconden tus pupilas ignoradas/ por toda la estulticia del mundo.”), como un párpado (“Un velo de alegría cubre tus párpados”), como una pestaña (“Pinto bisontes que serán pestañas”), como un olor (“Quiero tu aroma, el aire que regalas”), un movimiento (“Se para el mundo/ si me miras de frente./ Epur si muove.”), una presencia constante (“Es el Universo,/ y nosotros dos/ sus únicos planetas”), creando un misterio sentimental en el que podemos llegar a dudar de si existe esa amada de verdad o la voz del poeta ha transformado el amor en sustantivo femenino.” (Jesús Feliciano Castro Lago, fragmento del prólogo)