Tag Archives: Alcalima

  • 0

Novedad: “Los bosques perdidos” de Hortensia Higuero

Tags : 

“Se podría decir que nuestra mente es un cúmulo de árboles cuyas ramas, al moverse, agitan los sentimientos más escondidos de nuestro yo. Ramas que, en su floración, nos muestran a través de su tacto todo el equilibrio del bosque en el movimiento rotatorio de las estaciones. Es fácil reconocer en la corteza del árbol el momento en que se hayan sus raíces; y difícil descifrar cuándo las raíces de nuestra mente se desoxigenan para entrar en el mundo de la desmemoria convirtiéndose en seco tronco donde los pájaros ya no pueden anidar. Según van cayendo las hojas del almanaque y las estaciones se encadenan unas a otras, la nostalgia va aposentándose con sigilo en el alma y los actos de ayer cobran fuerza en nuestra memoria. Sin saber cómo, nos acercamos a la niñez, a los juegos de la infancia, a los recuerdos que fueron quedando a un lado del camino y que imperiosamente queremos recuperar. A los labios llega el primer beso adolescente y unas manos entrelazadas vestidas por el sol. Después la historia imprime que soy mujer”. (Hortensia Higuero, palabras para el lector en Los bosques perdidos)

Hortensia Higuero nace en Madrid. Ha cursado estudios universitarios en Derecho y participado en varios cursos de Creación Literaria, tanto en poesía como en cuento y novela. Forma parte de la Asociación Hispana de Escritores y del  Grupo Literario Verbo Azul, siendo miembro activo de su Aula Itinerante de Poesía, con la que interviene en abundantes ocasiones y por distintos centros culturales.  Tiene obra publicada en numerosas revistas literarias, así como en antologías y libros compartidos. Tres libros de poemas publicados y dos más inéditos actualmente. La memoria, los sentimientos, la pluma, voz y verbo de poeta, allí donde el verso muerde la última palabra son algunos de sus temas más recurrentes. Ha obtenido los primeros premios en XV Premio de poesía Pedro Marcelino Quintana (2014) por el poemario “Versículos del agua”,  XXIII Pluma de Oro de Alcorcón de narrativa (2011), XXI Certamen de Poesía AMPPI (2010), Certamen de Poesía “Las palabras escondidas” (Villa del Prado, 2010), XVI Concurso de Narrativa “Háblame de amor y amistad” (Montepío de Teléfonos, 2009), V Certamen de narrativa “Manuel Romero” en 2008 y  IV Certamen de narrativa “Manuel Romero” en 2007; además de numerosos accésit y menciones en otros certámenes. Ha publicado en numerosas antologías y revistas literarias así como los libros La piel marchita (2004), Memoria de la carne (2007) y Versículos del agua (2014). En Lastura ha publicado el poemario Los bosques perdidos en septiembre de 2017.


  • 0

Novedad: “Sexilio voluntario” de Elena Fernández Treviño

Tags : 

Sexilio voluntario es el título del último libro de Elena Fernández Treviño. En él esta poeta melillense refleja un viaje en el que se propone exiliarse de su sexo y, de esta manera, hacerlo también de la endogamia sociocultural y sexual que ha impedido la libertad de las mujeres a lo largo de nuestra Historia. No es un viaje sin retorno, la poeta vuelve, y lo hace habiendo elegido su origen y habiéndose construido de nuevo tal y como ella ha decidido. Sexilio voluntario es un poemario original e imprescindible para todas aquellas personas interesadas no sólo en la poesía sino también en el feminismo y en la construcción del rol social de las mujeres.

Licenciada en Derecho y profesora de filosofía en el IES Miguel Fernández de Melilla, Elena Fernández Treviño ha sido coordinadora del Plan de Igualdad y del proyecto Plurales de buenas prácticas en  coeducación en colaboración con él MEC y el Instituto de la mujer. HA participado en las Jornadas “Intercambia” del MEC en representación de la ciudad de Melilla. Cursa Máster en Estudios de la Diferencia Sexual por la Universidad de Barcelona. Pertenece a la asociación Genialogíasde poetas españolas con sede en Madrid y al grupo Etcétera de poesía melillense. Participa en  el grupo “Escritoras y escrituras” de la Universidad de Sevilla y con  la Asociación AUDEM de estudios de género como ponente en numerosos Congresos y Seminarios  en la Universidad de Sevilla, Murcia, Almería, Ávila, Madrid y Salamanca. Ganó el primer premio de poesía “Arte Joven” en el 2007 con la obra Paperas de lo mismo, y en el 2008 con la obra Múltiples Callejones, obteniendo la mención de honor en el 2009 con  El ombligo del verso. Algunos de sus poemas están en la Antología del grupo Etcétera de poesía de la editorial Geepp, publicada en el año 2012; también en la Antología Roquedal Azul realizada por la poeta Encarna León , en la revista Atlantis de filosofía y en el último número de la revista Álora,la bien cercada. En octubre del 2012 su libro de poemas Sexilio Voluntario quedó finalista en el XXXIV Premio Internacional de Poesía Ciudad de Melilla.  En el año 2014 un poema suyo Piensa, luego existe, recibe el accésit del premio Yolanda Sáenz de Tejada. Participa en el libro 28.28La Europa de las escritoras, publicado en 2015 y coordinado por Nieves Álvarez Martín. En Lastura ha publicado en septiembre de 2017 el poemario Sexilio voluntario, con el que fue finalista en el Premio Ciudad de Melilla.

 


  • 0

Novedad: “En el lecho de los presagios” de Edith Checa

Tags : 

Resultado de imagenEl presagio de la muerte como hecho inevitable es el hilo conductor de este nuevo poemario de Edith Checa que lleva por título En el lecho de los presagios (Versos, anVersos y reVersos), sin embargo, el verdadero dolor no se encuentra en ella sino en la imposibilidad de hallar en la poesía un analgésico cuando las palabras se niegan a surgir para tintar el papel en blanco, una catarsis imprescindible en la vida de la escritora. Nos encontramos en este libro una sucesión de poemas hilados que se miran en el espejo tratando de encontrar en su reflejo algo de luz.

Edith Checa es periodista, licenciada en Ciencias de la Información. Trabaja desde 1989 en programas de radio y TV culturales de la UNED. Preside la Asociación Cultural y Literaria “La Avellaneda”. Ha impartido un centenar de recitales poéticos, conferencias y ponencias, así como talleres de creación literaria con el Centro Andaluz de las Letras. Ha publicado artículos en revistas literarias y de divulgación. Tiene publicadas las novelas: El color del alberoNo me pidas silencio, El objeto habitadoLa luna nos abandona y Las santas no se suicidan (Lastura, 2016)los libros de cuentos infantiles Los misterios de la casa de mi abuela y YavoyYavoy es libre, el libro de relatos La noche en la ventana y los poemarios Un mar que pierde esperanza, Corazones de ancla sin destino y En el lecho de los presagios. Entre los premios recibidos, figuran el 2º Premio Narrativa Hermanos Caba (2008), el Premio de Poesía  Voces Nuevas  Torremozas (2003) y el 2º Premio de cuentos Ministerio de Sanidad y Consumo (1984). Ha sido finalista en el Premio de Novela Negra de la Diputación de Valencia (2014),  el Nacional de Poesía José Zorrilla (2013), el Vargas Llosa de Novela (2005), el Clarín de Cuentos (2005) o el  Felipe Trigo de Novela (2001), entre otros. En 2017 ha obtenido el Premio Internacional Dámaso Alonso.


  • 0

Novedad: “Corazón inmueble” de David G. Lago

Tags : 

David González Lago (Córdoba, 1981) es profesor de Geografía e Historia en un instituto de Enseñanza Secundaria de la provincia de Córdoba. Es licenciado en Historia del Arte por la UCO y licenciado en Antropología Social y Cultural por la UNED. Actualmente, estudia el grado en Lengua y literatura españolas en la UNED.

Interesado por la creación literaria desde la infancia, en los últimos años se ha volcado en la creación poética, obteniendo algunos reconocimientos. En 2016 vio la luz su primer libro de poemas, 33 reflexiones que Cristo haría en mi lugar. En 2017 publica dos nuevos poemarios: Satán es un canalla despeinado Corazón inmueble.

“¿Qué nos vamos a encontrar en este poemario? La historia de un poeta que conoce a ella y que se vuelve loco. El poeta es abandonado, el poeta sufre, el poeta cree que lo ha superado pero no es así, y al poeta, finalmente, le queda un recuerdo melancólico no solo hacia ella sino hacia el sentimiento amoroso. Nos encontramos ante un poemario al modo clásico en cuanto a su coherencia, escrito bajo una misma inspiración y trabajo, tal como hizo y consiguió en sus 33 reflexiones que Cristo haría en mi lugar. A lo largo de esa historia de poeta conoce a ella pasaremos por momentos eróticos en los que ella se muestra como una mirada (“Tu mirada estratega/ ha burlado su defensa”), como una pupila (“Solo tengo tiempo para pensar/en aquellos detalles baladíes/ que esconden tus pupilas ignoradas/ por toda la estulticia del mundo.”), como un párpado (“Un velo de alegría cubre tus párpados”), como una pestaña (“Pinto bisontes que serán pestañas”), como un olor (“Quiero tu aroma, el aire que regalas”), un movimiento (“Se para el mundo/ si me miras de frente./ Epur si muove.”), una presencia constante (“Es el Universo,/ y nosotros dos/ sus únicos planetas”), creando un misterio sentimental en el que podemos llegar a dudar de si existe esa amada de verdad o la voz del poeta ha transformado el amor en sustantivo femenino.” (Jesús Feliciano Castro Lago, fragmento del prólogo)


  • 0

Novedad: “Los días entre ruinas” de Laura Frost

Tags : 

Laura Frost escribe bajo seudónimo porque la sencilla razón de que le gusta más. De profesión pedagoga, su práctica se centra en el cuidado y la protección a los más débiles, la infancia desprotegida. Se considera una feminista de los parques y una “malamadre” de dos hijos maravillosos que no renuncia a reflejarse en las otras caras del prisma de la vida. Escribe microficción, relatos, novela y también poesía, por qué no. Vive en un pueblo y tiene una casa con patio, además dos perros. Con su primer libro, Microhistorias para Libélulas, obtuvo un gran éxito tanto en el público adulto como adolescente. Ahora, con el doble poemario publicado bajo el título Los días entre ruinas, da un paso un paso más y, continuando con el lenguaje poético que ya inundaba aquellas microhistorias, se sumerje de lleno en la forma y la musicalidad del género poético.

En palabras del prologuista, Antonio Benicio Huerga, “los poemas que nutren este libro forman parte de la vida y anhelos de Laura, dos vidas separadas en Malos tiempos para las hadas y El tiempo de los árboles. En el primero tal vez sobrevuele un hada con la facultad de ser capaz de momentos maravillosos, agasajar a sus amores de riquezas y luz y a la vez todo ello tornarse sobre ella como un huracán, mientras que en el segundo Laura quizás nos revele que ha crecido, se ha regenerado, porque goza de una inagotable fuente de amor por la vida, con madurez, paciencia y temple”.

Disfrútenlo.

 


  • 0

Novedad: “A plena luz” de Fernando Sarría

Tags : 

“Invito a todos a dejarse llevar por el ritmo frenético y huracanado de una poética fascinante, ecléctica, explosiva y tierna, dura y dulce como solo la propia vida lo puede ser. Esta es la esencia de un poeta, de quien ha sido capaz en unos pocos años de condensar toda la poesía que cabe en su interior, que es mucha. De quien ha escrito como ha vivido, de quien sabe que el verso es solo fácil para quien tiene facilidad, de quien nos ha regalado horas de poesía y reflexión. Es momento de abrir la antología, de buscar luego cada uno de los libros, estoy seguro de que vais a descubrir a un gran poeta que sueña con grandes poemas y los escribe, con grandes libros y los pública, ¿o no?”. (Fragmento del prólogo de Nacho Escuín a la antología A plena luz (2008-2015)).

Nacido en Ejea de los Caballeros, Zaragoza, Fernando Sarría es licenciado en Filosofía y Letras, en la especialidad de Historia del Arte, por la Universidad de Zaragoza. Ha dedicado varios años a la investigación en Historia del Arte, en concreto a la escultura del siglo XVI aragonés. En esta materia ha participado en más de veinte trabajos en distintas publicaciones y revistas especializadas, incluyendo el ensayo monográfico El retablo aragonés del siglo XVI. Estudio evolutivo de las masonerías y la exposición Escultura aragonesa del siglo XVI en el Museo Camón Aznar, en 1993. Ha publicado los libros de poemas El error de las hormigas (2008), El Alhaquín –primer accésit en el Premio de Poesía Delegación del Gobierno (2008)Todas las mentiras que te debo (2010), Babel en las manos (2011) y Las Horas (2012), Calafell (2012), Bares (2012), El buril y la piedra (2013), Silencio (por favor) (2014) y Albada (2015). Reúne gran parte de su obra en la antología A plena luz (2008-2015) aparecida en Lastura en julio de 2017Ha sido incluido en las antologías Versos sin bandera antología poética España – ColombiaPoesía en la margen, La luz escondida, Versos para Somalia y La luna en verso. Ha colaborado en diversas revistas literarias y culturales: El Cronista de la Red, Yareah, Criaturas Saturnianas, Imán, Narrativas, Turia, La Nausea, Matemáticas y Poesía, Ágora, Álora… Mantiene diversos blogs poéticos y literarios, entre los que destacan: http://fernandosarria.blogspot.com  y  http://crepusculariosiglo21.blogspot.com


  • 0

Novedad: “Apátrida: Diario de un destierro” / “Stateless: Diary of an exile” de Silvia Cuevas-Morales

Tags : 

“Estos son poemas de rabia y de belleza, de tristeza y de ternura. Al igual que una botella que es lanzada a las olas lleva su mensaje a orillas remotas, estos poemas nos llegan de una poeta dedicada a aquellos cuyas vidas, como la de ella, sufren el desarraigo. Exilio es una palabra antigua pero la poesía del desarraigo jamás había sido tan urgente, tan necesaria, como lo es en el presente”.

“These are poems of anger and beauty, of sadness and tenderness. As a bottle is cast into the waves carrying its message to distant shores, these poems come to us from a poet dedicated to those whose lives, like hers, have been uprooted. Exile is an ancient word but the poetry of displacement has never been so urgent, so necessary, as it is today.”

Michael Jacklin

 

Silvia Cuevas-Morales nació en Chile. En 1975 emigró a Australia y a finales de los noventa se radicó en Madrid. Su obra ha sido publicada en numerosas revistas, periódicos y en una treintena de antologías. Es autora de los poemarios: Purple Temptations (1994); Al filo de la memoria / At memory’s edge (2001); Canto a Némesis (2003); Rodaré maldiciendo (2008); Poliamora (2010); Desarrelament y altres poemes / Desarraigo y otros poemas (2012); Pienso, luego estorbo… / Je pense, donc je gêne…(2013) y de los diccionarios: Diccionario de autoras que escriben en castellano. Siglo XX (2003) y Diccionario de centenarias Ilustres (2010). En Lastura ha coordinado la antología contra la violencia machista Amor se escribe sin sangre y ha publicado los libros de relatos El tren del miedo y otros relatos y Nanas lésbicas (para conciliar el sueño) y el poemarioApátrida: Diario de un destierro / Stateless: Diary of an exile. 

 


  • 0

Novedad: “Lágrimas de Gilgamesh y otros poemas” de Adeeb Kamal Ad-Deen

Tags : 

Adeeb Kamal Ad-Deen es un poeta iraquí de estas últimas generaciones que participaron en la elaboración de la nueva poesía iraquí. Nació en Babel en 1953. Vive hoy en día en Australia. Es periodista y traductor especialista en literatura inglesa. Miembro de las asociaciones de escritores de Irak y Australia. Su poesía ha sido traducida a varios idiomas, entre ellos; el inglés, el francés, el alemán, el urdu, el italiano y el español. También ha sido incluido en antologías poéticas en Irak y Australia. Ha publicado las siguientes colecciones de poesía en lengua árabe: Detalles (1976), Diván árabe (1981), Yim (1989), Nun (1993), Las noticias del significado (1996), El punto (1999), Letra H´aa (2002), Antes de la letra, después del punto (2006), Paternidad (2009), Cuarenta poemas sobre la letra (2009), Digo letra y refiero a mis dedos (2011), La letra y el cuervo (2013), Señales del Alef (2014) y En el espejo de las letras (2015). En 2015 se publicaron sus obras completas en dos tomos. En Lastura ha publicado en mayo de 2016 su último libro dentro de nuestra colección Alcalima de poesía: Lágrimas de Gilgamesh y otros poemas.

“La modernidad en la poesía árabe es una característica inseparable del nombre de Irak. La producción poética árabe y su tendencia renovadora, que comenzó a mediados de los años cuarenta a través de lo que se llamaría más tarde “el verso libre”, surgieron con los poetas Al-Sayab, Nazik al-Malaika y Abd al-Wahab al-Bayati. La sucesión de los movimientos poéticos desde aquella fecha, pasando por los poetas de la generación de los 60 y 70, no careció de renovación y esfuerzos destacados por parte de los poetas iraquíes. Incluso un poeta importante como Nizar Qabbani llegó a decir en una entrevista: “Iraq es el centro de peso en el mundo poético. Si no fuera por él, se hubiera desequilibrado la tierra, saliendo la poesía de su órbita. Irak es el padre de todas las descendencias poéticas… en una sola palabra, es el Adán poético, y todos nosotros somos sus hijos o bien sus nietos”.

Las nuevas generaciones, durante los tiempos difíciles de la guerra, no dieron a sus poetas el pleno derecho de la crítica ni la oportunidad de comprender su formación y su nuevo estilo. Las tendencias a expresarse sobre sus particularidades tomaron diferentes formas entre un poeta y otro y constituyeron una secreta entrada para el poeta, creando al mismo tiempo un tipo de soledad abstracta hacia la determinación de la trayectoria de la generación y su derecho a tener una posición singular como una importante voz de los que vivieron en aquellos años. Las consecuencias de la aparición de estos poetas con el periodo de la guerra se han prolongado hasta la actualidad y han motivado la migración y la huida de muchos de ellos en busca de la libertad en el mundo árabe y occidental. La continua destrucción del desarrollo social dotó de una dimensión existencial a los poetas en lo que se refiere al estudio profundo, la contemplación y la penetración en un hecho con diversas señales significativas. Asimismo, el término guerra-muerte llegó a ser un símbolo aplicado en la orientación de los colores de dicha generación. Aquella pura casualidad de la coincidencia o bien la del destino, les concederá una sombra que acompañaría su nombre de generación de la devastación y que afectaría positiva y negativamente a la estructura oratoria poética y a todo lo que ha sido escrito de esta poesía durante dicho periodo, incluso en el exilio, o bien en la larga estancia en el extranjero.

La mayoría de los poetas iraquíes coinciden en la creación de la semilla de la rebeldía como concepto, creación existencial de su generación que puso de relieve su construcción de la madre patria. Las muchas directrices que demuestran las mismas voces han sido destacadas ocupando un rango importante en el exilio –que se trata de un vocablo flotante y discutible– son las que encontraron la llave de la verdadera sensación de su poesía con sencillez. Después de la guerra, el exilio afiló e hizo madurar al poeta, hecho que podemos percibir cada día tras las sucesivas lecturas de sus libros, publicados fuera de la patria. La diversidad de las tendencias expresivas de estos poetas contribuyó a enriquecer sus investigaciones sobre los tesoros de la literatura, la herencia religiosa y la poesía árabe contemporánea. También ayudó, en gran medida, a la tendencia a degustar las literaturas universales, sobre todo la poesía. Además de la seria contribución en la prensa cultural, dicha diversidad en sí misma permitió subrayar más de una tendencia en los poetas, y en su búsqueda de los diferentes elementos topológicos y temas que les motivaron a lanzarse hacia extensos campos y nuevas puertas más abiertas con el fin de expresar sus peculiaridades, como ocurrió con la plena percepción de la poesía en prosa, que destacó en su época. Pese a ello, la poesía de esa generación no carece de la aventura de escribir poesía rimada y practicar todo tipo de poesía para expresar sus anhelos mediante poesía perceptiva, existencial, contemplativa, subjetiva e, incluso, poesía de lo cotidiano.

No es una poesía pura como reclama más de uno, sino un campo de reflexiones, donde las letras y la experiencia personal son inseparables en casi toda la trayectoria del poeta desde que se publicó su primer libro en 1976 hasta el último que se acaba de publicar.

En los recuerdos de la generación del poeta queda aún un conjunto de influencias tradicionales y religiosas. Las lecturas coránicas, en particular, dejaron sus huellas en la poesía de esta generación. El poeta encontró en dicha diversidad poética un depósito interminable de imágenes y referencias aptas para expresar su pensamiento recóndito. Este se diferencia de los otros por la nueva tendencia lírica y el exclusivo subjetivismo moderno en todas sus formas, amalgamado de entendimiento contemporáneo de los recursos vivos de la tradición. Es una experiencia rica y discutible en el campo de la poesía en el mundo árabe, en lo que se refiere a sus concesiones creativas, además de la larga y diversa experiencia entre la patria y el exilio. Todo ello conduciría a un impacto con las anteriores generaciones a pesar de que completa, con un gran mérito, una parte innegable en el mapa contemporáneo de la poesía iraquí, que nunca se agota como si fuera la razón de la eternidad de este pueblo.”

Abdul Hadi Sadoun


  • 0

Novedad: “Vida que intento” de Santiago Pérez Merlo

Tags : 

Se cansó de hablar

de sí mismo y creó un alter ego

al que inventar historias.

Un otro de verdad

que sufriera por cosas

que hacen sufrir a los hombres

y riera con una risa franca;

que abrazara y besara honestamente,

que tuviera un trabajo y una casa,

quizás incluso una familia

en el futuro.

Pero un día ese otro también

descubrió que quería

detener los relojes,

leer libros de espuma de mar

y hablar con las palabras

como con sus iguales.

 

Alter Ego pensó que quería escribir

versos propios e inventarse poemas…

Y entonces decidió crear un hombre.

Nacido en Madrid en 1972, Santiago Pérez Merlo es licenciado en Ciencias de la Información, rama Periodismo y es en la actualidad presidente y gerente de la Asociación Epsilon, una Entidad sin Ánimo de Lucro de intervención social con sede central en Madrid y que desarrolla proyectos en varias comunidades autónomas. Anteriormente, pasó por diversas empresas y medios de comunicación: Antena 3 TV, Telefónica, Grupo Prisa… El poemario Vida que intento es su primer libro publicado. En el blog “Versos libérrimos” (www.versosliberrimos.com) publica algunos de sus poemas.


  • 0

Novedad: “Palabras para otras voces” de Fernando Fiestas

Tags : 

“Como todos los niños fui aficionado a viajar con la imaginación a través de los mapas en periplos imposibles y, a la vez, fantasías con épocas ignotas. Siempre tuve fe en las artes expresivas que traspasan las fronteras de lo perceptible, las que sobrelimitan los estratos de lo lógico para aventurarse con la vivencia de lo inexistente. Con este poemario, que seguirá creciendo en sucesivas ediciones, busco compartir con los demás las posibilidades de captar las oquedades de lo que pudo ser y no fue. Escribir es desafiar desde las bambalinas en cada escenario donde suceda un poema, lo cual no es, no debe ser más que poesía. Palabras para otras voces ante lo que no he vivido ni viviré nunca”. (Fernando Fiestas, nota introductoria del autor)

Nacido en Melilla en 1962, Fernando Fiestas es Doctor de Bellas Artes en la especialidad de Pintura por la Universidad Complutense de Madrid y Miembro de Honor de la Unión de Escritores Españoles. Pintor y poeta. Como pintor realizó innumerables exposiciones tanto en España como en el extranjero. La última, en Madrid, “Refracciones desde Melilla” en el Centro Cultural de Los Ejércitos con otros artistas locales. Existe una sala permanente con sus muestras de arena recogidas para su tesis doctoral en la Casa de los Volcanes de Lanzarote.

Como poeta tiene publicados los poemarios Jardín de esquemas, A veces lo visible, Nunca se agrieta el cielo dos veces y otros poemas (Premio Soledad Escassi, 2015) y Palabras para otras voces (Lastura, 2017). Colabora desde hace años con dibujos y poemas en la revista “La hoja azul en blanco” y en otras revistas literarias. También ilustra libros de los que destacan “La estatua de lava” de Pedro Antonio González Moreno y “Cuando los nombres estén dados” de Juan José Alcolea.

Tanto su obra pictórica como la poética tienen marcadas raíces simbolistas y pretenden desde ahí acercarse a una síntesis panteísta personal entre los reiterados intentos.


  • 0

Novedad: “Poesía en obras” de Emilio J. Ocampos

Tags : 

Una jornada laboral más y un poeta que trabaja en un edificio en obra dan como resultado un diálogo, una lucha entre ser o no ser poeta, una lucha por creer que la poesía también tiene cabida en este espacio. La poesía inscrita en la monotonía. La poesía de un obrero. Poesía en obras.

«Emilio J. Ocampos abre un diálogo polifónico entre el poeta y la sociedad, entre la poesía y la existencia. Desde el mismo título del poemario se deja clara la naturaleza autorreferencial del texto: es la poesía la que ostenta el protagonismo. Sin embargo, la palabra poética no aparece construida o con una entidad completamente definida, sino en obras, lo que conllevará un intento de autoconstrucción y auto-reconocimiento». (Andrés Sánchez Martínez)

Emilio José Ocampos Palomar, nacido en Priego de Córdoba en 1987. Licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Granada y profesor de literatura española en la Universidad de Sevilla. Ha publicado estudios literarios y poemas en numerosas revistas y antologías. En 2013 fue seleccionado para el programa Dinamopoética (Ciclo Joven de Cosmopoética, Córdoba) dentro del apartado «Flash bus» y en 2015 formó parte de la antología Anónimos 2.3, actividad que se organiza dentro del festival Cosmopoética (Córdoba).


  • 0

Novedad: “La soledad de Mickey Mouse” de Manuel Lacarta

Tags : 

¿Es compatible la madurez con el aprendizaje? ¿Se puede mirar adelante y atrás sin dislocar la cabeza? ¿Cabe viajar y apoltronarse en el sillón de casa? Manuel Lacarta se pone en este libro a ver pelis de dibujos animados y a escarbar en sus recuerdos y en su conciencia. Siempre desde la maestría de la buena literatura.

Nacido en Madrid, Manuel Lacarta reúne hasta la fecha sus libros de poesía en Otoño en el jardín de Pancho Villa (1977-2010), con excepción de los dos últimos, El rojo de sus labios y Margot en la Plaza de Castilla, ambos aparecidos casi simultáneamente en 2013. Su libro 34 posiciones para amar a Bambi recibió el Premio Ámbito literario de Poesía de 1988 y Otoño en el jardín de Pancho Villa obtuvo el reconocimiento del Premio de la Crítica de Madrid en 2011.  Ha publicado las novelas Dame tus manos (2010) y Yo, Lope de Aguirre, rebelde hasta la muerte (2014), dos volúmenes de cuentos y numerosos libros de ensayo, entre ellos Madrid y sus literaturas. Del modernismo y la generación del 98 a nuestros días (2003), Cervantes. Biografía razonada (2005) y La Casa de Austria y la monarquía de Madrid (2006). Imprescindibles obras suyas de consulta resultan además sus Diccionario del Quijote (1994), Diccionario del Siglo de Oro (1996)  y Diccionario del Renacimiento(2006). En Lastura ha publicado los libros de poemas Verano Alumbrado público, la segunda edición de El rojo de sus labios y La soledad de Mickey Mouse. 


  • 0

Novedad: “Desde otras soledades me llamaban” de Carlos Murciano

Tags : 

“Desde sus primeros libros, Carlos Murciano se nos presenta como un poeta brillante, dominador de todas las estructuras semánticas y rítmicas del poema. Desde su poemario El alma repartida (1954), hasta la actualidad de Amatorio 2 (2015), ha sido el consumado maestro del soneto, convirtiéndose en un clásico vivo y, probablemente, en el mejor sonetista de su generación. (…) Carlos Murciano, autor de casi cincuenta poemarios, a lo largo de medio siglo ha ido ahondando en su claro oficio y ha adensado su rica y variadísima obra poética con títulos esenciales y magníficos. Su poesía ha enriquecido los ámbitos de nuestra lírica con su capacidad innata de conmover, con su vibración intuitiva y profunda, con su fresca y sorprendente belleza, que lo han convertido en un maestro para las nuevas promociones de poetas de la lengua española. En él han de encontrar necesaria referencia de rigor, de pulcro dominio de la expresión y las formas, con un estilo que alienta y deslumbra por su juventud sin fechas y sus constantes y luminosos aciertos.” (Jorge Justo Padrón, fragmento del prólogo)

Carlos Murciano nació en Arcos de la Frontera, Cádiz, en 1931. Desde 1956, reside en Madrid. Autor de una amplia obra poética, obtuvo el Premio Nacional de Poesía en 1970, con Este claro silencio. Otros títulos suyos son Libro de Epitafios (Premio Boscán), Clave, (Premio Ciudad de Palma), El revés del espejo (Premio Ciudad de Zamora) Yerba y olvido (Premio González de Lama), Del tiempo y soledad (Premio Francisco de Quevedo), Historias de otra edad (Premio Leonor), Sonetos de la otra casa (Premio Feria del Libro), Diminuto jardín como una araña (Premio San Juan de la Cruz), Concierto de cámara (Premio Internacional Antonio Machado, de Collioure) y Algo tiembla (Premio Ángaro). Musicólogo, crítico de arte y crítico literario, cultiva también con éxito la novela corta y el cuento. En 1982, le fue concedido el Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil por su libro El mar sigue esperando. En 2000, se le otorgó el Premio Internacional “Atlántida” por el conjunto de su obra poética. Es Hijo Adoptivo de Fontiveros, cuna de San Juan de la Cruz e Hijo Predilecto y Medalla de Oro de su ciudad natal. Su obra ha sido traducida a diez idiomas. En Lastura ha publicado en abril de 2017 su último libro, Desde otras soledades me llamaban.

 

 

 


  • 0

Novedad: “Eva en el laberinto de sal” de Santiago Aguaded

Tags : 

“La Eva de este laberinto podría ser cualquier mujer (u hombre). Pero el verdadero protagonista de este libro es el Laberinto, un Laberinto múltiple. Hay laberintos invisibles, laberintos interiores, exteriores, escritos, infernales, paradisíacos y laberintos sin puertas de los que es imposible escapar (Borges). Mas en las encrucijadas del laberinto, en sus márgenes, habita el minotauro de todos y cada uno de los hombres. Esa bestia que también es hombre o mujer, tiene también una extraña forma plural conformando el espacio y el tiempo de nuestra (in)existencia. Escribir el espacio es escribir materia y distancias: el ser de lejanías que somos. Y como Bachelard escribiera en Poética del espacio: «¿una agradable habitación no hace más poético el invierno y no aumenta el invierno la poesía de la habitación?». Tiempo exterior/interior y espacios exteriores/interiores que toman aspectos fantasmales y a la vez sentimentales, para comprender que al final del camino nada existe. Nada se espera excepto el propio espacio sin tiempo, un no-tiempo que aproxima a la eternidad (como diría Paz: el espacio es un latido del tiempo). Finalmente está el laberinto como refugio, como casa donde resguardarse, aunque esté en ruinas, pero al fin y al cabo, mi casa, tu casa, mi cotidianidad, donde reside la poesía, tu poesía, la de todos y todas.” (Santiago Aguaded, nota introductoria)

Santiago Aguaded Landero (Lepe, 1962) es Doctor en Biología por la UPM (1992) y escritor. Actualmente reside en Lepe (Huelva) dedicándose a la literatura. Ha publicado una treintena de libros de poesía entre los que destacamos algunos: Suicidas, homicidas y otras personas normales. Premio de la editorial Premium 2014; El coleccionista de instantes (Editorial Juglar, 2016); El Indigente Andaluz (Amargord, 2016) y O livro dos rostos (SulReal Ediçoes, Portugal). En Lastura ha publicado, dentro de su colección Alcalima de poesía, el libro Eva en el laberinto de sal, en el que el autor indaga en la  poesía como contexto espacio-temporal que condiciona al hombre/mujer frente a esas encrucijadas del laberinto en que habita y  frente a esa bestia / minotauro de todos y cada uno de los hombres. Esa bestia, que tiene también una extraña forma plural conformando el espacio/ tiempo de nuestra (in)existencia. Escribir el espacio es escribir materia y distancias: el ser de lejanías que somos.


  • 0

Novedad: “EN. Haikus para una primavera” de Cristóbal López de la Manzanara

Tags : 

Con EN. Haikus para una primavera, Cristóbal López de la Manzanara se adentra en una forma poética tan difícil como el haiku, procurando mantener los requisitos formales y de fondo, cuando, tanto en Occidente como en el mismo Japón, se suelen transgredir actualmente. Observemos, por ejemplo, que en este libro trata con amplitud temas de la naturaleza, requisito inexcusable en el haiku tradicional y, como es propio de todo poeta, suele hacer sorprendentes giros semánticos y otras modificaciones de la significación habitual del lenguaje, por la dificultad que encuentra el poeta para expresarse cuando se acerca al límite del conocimiento. (…) El poeta crea formas que le sugiere la naturaleza y salta la metáfora que transfigura y en ocasiones humaniza, de acuerdo con cierto simbolismo. Pero, en general, se trata de expresiones que se atienen a la forma y el correlativo espíritu del haiku, en el que privan la sencillez y el descubrimiento. Y, de acuerdo con ello, la naturaleza se presenta tal como parece ser y, en verdad, es. La relación entre distintos elementos de la naturaleza indica que el poeta sabe ver que lo más importante, aquello que realmente es, no son los seres y cosas, sino las relaciones que se establecen entre ellos. Y todo es entrecruzamiento de distintos elementos de la naturaleza o la relación que se establece entre alguno de ellos y el recuerdo o la presencia de la vida diaria. (José Corredor-Matheos, fragmento del prólogo)

Cristóbal López de la Manzanara Cano Nace en Membrilla (Ciuda.Real) en 1958. Licenciado en Farmacia y en Ciencias Políticas y Sociología por la Universidad Complutense de Madrid. Poeta y ensayista. Ha sido redactor de la revista literaria Nayagua y actualmente es subdirector de la revista de creación literaria Cuadernos del Matemático que se realiza en Getafe donde vive y ejerce de boticario desde 1982. También es redactor de la revista Calicanto de Manzanares (C.Real), donde vivió y pasa temporadas. Creó junto a otros poetas el grupo literario Azuer y la revista Alacena. Fundó la Tertulia Poética Buen Retiro junto a otros compañeros de su generación en Madrid. Destaca su actividad política dentro del ámbito farmacéutico como Presidente de Adefarma y Secretario General de la Federación Nacional de Oficinas de Farmacia. Tiene publicados cinco libros de poemas. Ha sido antologado en el extranjero en los países  de Cuba y de Argentina. En España en la Antología Mar Interior de Miguel Casado, Poetas contra el Olvido. Ed. Bartleby 2004, en Poetas Manchegos 5×50  en el suplemento Lavarquela de Cuadernos del Matemático. Es director de la revista Adefarma. Está vinculado al proyecto de las Antologías del Museo del Niño de Albacete donde se han realizado ya dos Antologías: Una tarde parda y fría…  dedicada al mundo de la escuela en 2014 y Antón Pirulero en 2015 sobre los juegos infantiles. Actualmente está embarcado en otro proyecto antológico de la misma índole dedicado a los cuentos. Ha publicado los libros: Episodios de la sed (1989), Las pesadumbres del ozono (1991), La voz entre palabra. Poemas 1992-1996 (1998), El cajón de las formas. Sonetos boticarios y otras formas (2009), Curro Chamusca (2013) y En. Haikus para una primavera (2017).

 


  • 0

Novedad: “Libro de horas” de Antonio J. Sánchez

Tags : 

Hubo un tiempo en que las horas no eran un número: cada una tenía su nombre. Y, si seguimos a Borges cuando afirma que “el nombre es arquetipo de la cosa”, el que cada hora tenga su nombre le otorga una personalidad que la distingue de las demás. Hubo un tiempo en que una hora no era un instante preciso establecido con exactitud por complejos procedimientos geoastronómicos; sino un territorio difuso, flexible, fijado con criterios tan elásticos como la sombra proyectada por el sol, los momentos de comer o dormir, o el puro cálculo intuitivo del encargado de tocar las campanas. Las horas, así contadas, se humanizan. No es el hombre el que obedece a lo que Cortázar llamó “la obsesión de atender a la hora exacta”, sino que es el tiempo el que se adapta a los ritmos fluidos de cada comunidad. En la Edad Media, cuando la vida del hombre giraba en torno a las iglesias, cada hora estaba asociada a unas oraciones. Y era frecuente que aquellos que se lo podían permitir –generalmente las clases nobles– encargasen Libros de Horas, en los que se recogían las oraciones que había que rezar en cada momento del día. Dichos libros (que solían estar profusamente ilustrados con bellas miniaturas) se usaban para el rezo privado de su propietario y, como se hacían por encargo, contenían los textos sagrados y las devociones preferidas por cada uno. Cada Libro de Horas era reflejo de la espiritualidad personal de su propietario. A veces hay que parar y mirar dentro, a ver qué sucede hora tras hora. [Antonio J. Sánchez, Libro de horas (fragmento de la nota introductoria)].

Antonio J. Sánchez (Sevilla, 1971), es técnico en administración y finanzas. Desde 2009 reside en Madrid, donde trabaja como contable. Suele decir, parafraseando a Borges, que el acontecimiento fundamental de su vida ha sido la biblioteca de su padre. Ha obtenido, entre otros, los premios de poesía Saigón (Lucena-Cabra, 2008) y Miguel Baón (Villacañas, 2015).  Ha publicado los poemarios Balance de Situación (Guadalturia, 2011), Leyenda Urbana (Origami, 2012),  Tebeos (Voces de Tinta, 2014) y Libro de horas (Lastura, 2017).