JUAN JOSÉ ALCOLEA

Nace en 1946 en Badajoz, para inmediatamente volver al lugar en donde fue concebido, Socuéllamos, en el corazón mismo  de la Mancha. Allí trascurre toda su infancia y juventud con los obligados paréntesis de los estudios  en las dos  primeras  capitales antes citadas. Es pues en la llanura manchega y entre sus gentes, donde se forja su personalidad, y a lo largo de toda su obra se puede observar la influencia de este escueto  y amplísimo paisaje. En 1970 llega a Madrid en donde alterna su trabajo en una empresa financiera con sus estudios mercantiles. Felizmente casado en 1.972, ubica su lugar de residencia en Alcorcón, en donde  comienza a dar clases, se licencia en Geografía e Historia. Hacia principios de los años noventa  empiezan a crecer sus inquietudes literarias, y sucesivos premios en la Universidad Popular de la antedicha ciudad,  en Villarrobledo y en Villanueva de los Infantes  le hacen plantearse que quizás sea la literatura su vocación tardíamente encontrada. Desde entonces, la búsqueda del tiempo perdido es una constante en su poesía, así como la dialéctica del encuentro-desencuentro entre el poeta y la palabra, muchas  veces elaborada desde una visión ascético–mística. Poeta pues de vocación tardía, pero que ha encontrado por fin lo que siempre ha estado buscando y se siente agradecido por este  encuentro. Especificar afinidades y gustos es harto complicado, pero San Juan de la Cruz, Quevedo, Fray Luis, Bécquer, Machado, junto con algunos miembros del 27, Valente y Gamoneda, han marcado profundamente su  quehacer. En su haber figuran alrededor de un centenar de premios literarios y, sobre todo, una inmensa pasión por la encontrada magia de la escritura. La investigación y la escritura, las colaboraciones, la promoción de asociaciones y revistas literarias llenan una parte importante de su vida en la actualidad. En los últimos diez años se ha dedicado en cuerpo y alma a la promoción de la Asociación literaria de Verbo Azul de Alcorcón  junto con Ana Garrido, Isidro Sánchez Brun , Fernando Fiestas, Marisa González  y un nutrido grupo de escritores de esa localidad. Entre sus libros publicados destacamos los siguientes poemarios: Dejadme mi libertad, Aproximación iniciática, Esta turbia corriente, Donde el aire, Envero  de amor, Cerco de sombras, Sin más demora, Si fui de llama amor, La vertical del signo, Hay un cuerpo desnudo sobre el lino, Cuadernos de Socuéllamos y Cuando los nombres estén dados. En Lastura ha publicado, junto a Ana Garrido, Calendarios dispares y otros poemas y, en solitario, el poemario Mujeres.