Novedad: “Eva en el laberinto de sal” de Santiago Aguaded

  • 0

Novedad: “Eva en el laberinto de sal” de Santiago Aguaded

Tags : 

“La Eva de este laberinto podría ser cualquier mujer (u hombre). Pero el verdadero protagonista de este libro es el Laberinto, un Laberinto múltiple. Hay laberintos invisibles, laberintos interiores, exteriores, escritos, infernales, paradisíacos y laberintos sin puertas de los que es imposible escapar (Borges). Mas en las encrucijadas del laberinto, en sus márgenes, habita el minotauro de todos y cada uno de los hombres. Esa bestia que también es hombre o mujer, tiene también una extraña forma plural conformando el espacio y el tiempo de nuestra (in)existencia. Escribir el espacio es escribir materia y distancias: el ser de lejanías que somos. Y como Bachelard escribiera en Poética del espacio: «¿una agradable habitación no hace más poético el invierno y no aumenta el invierno la poesía de la habitación?». Tiempo exterior/interior y espacios exteriores/interiores que toman aspectos fantasmales y a la vez sentimentales, para comprender que al final del camino nada existe. Nada se espera excepto el propio espacio sin tiempo, un no-tiempo que aproxima a la eternidad (como diría Paz: el espacio es un latido del tiempo). Finalmente está el laberinto como refugio, como casa donde resguardarse, aunque esté en ruinas, pero al fin y al cabo, mi casa, tu casa, mi cotidianidad, donde reside la poesía, tu poesía, la de todos y todas.” (Santiago Aguaded, nota introductoria)

Santiago Aguaded Landero (Lepe, 1962) es Doctor en Biología por la UPM (1992) y escritor. Actualmente reside en Lepe (Huelva) dedicándose a la literatura. Ha publicado una treintena de libros de poesía entre los que destacamos algunos: Suicidas, homicidas y otras personas normales. Premio de la editorial Premium 2014; El coleccionista de instantes (Editorial Juglar, 2016); El Indigente Andaluz (Amargord, 2016) y O livro dos rostos (SulReal Ediçoes, Portugal). En Lastura ha publicado, dentro de su colección Alcalima de poesía, el libro Eva en el laberinto de sal, en el que el autor indaga en la  poesía como contexto espacio-temporal que condiciona al hombre/mujer frente a esas encrucijadas del laberinto en que habita y  frente a esa bestia / minotauro de todos y cada uno de los hombres. Esa bestia, que tiene también una extraña forma plural conformando el espacio/ tiempo de nuestra (in)existencia. Escribir el espacio es escribir materia y distancias: el ser de lejanías que somos.


Leave a Reply